mundo
JOSECANOVAS.COM


Grandes viajes - España - Pirineos
Mis libros sobre Interrail
Diccionario etimológico y toponímico
Viena. La joya imperial de Europa - Austria   1er Interrail   Agosto 1991
Avenida Ring y centro histórico I Colinas del parque Tiergarten I Parque Prater
botonsubir1
A principios de los noventa realicé un Interrail por Europa en compañía de mis colegas Fernando e Isidoro, y en nuestro deambular por el centro de Europa, no quisimos perder la oportunidad de visitar Viena. Dos días fueron suficientes para disfrutar de su rico legado arquitectónico.

viena parlamento
Parlamento de Viena


Consejos e información útil
  • Viena cuenta con muchos albergues juveniles. Como no habíamos reservado, elegimos el que tenía más camas. Y tuvimos suerte.
  • Viena se recorre perfectamente en metro y autobús. Y el centro histórico, alrededor del Ring, es mejor hacerlo a pie.
  • Montad en la vieja noria de Viena. Os gustará.
  • Podéis pasar un día visitando palacetes, los hay para aburrir.
  • Os aconsejo que recorráis los parques de Viena, y que paséis una mañana en las colinas que rodean la ciudad. Encontraréis paz y buenas vistas.
  • Si hacéis Interrail, tened presente de qué estación sale vuestro tren.

  • Trayectos en tren:
    1/ De Múnich a Viena.
    2/ De Viena a Venecia.
  • Alojamiento: Youth hostel Hütteldorf, cerca del parque Tiergarten.
  • Lo mejor:
    - La noria de Viena.
    - Los parques de la ciudad.
    - Caminar por las colinas que rodean Viena, en el parque Tiergarten.
  • Lo peor:
    - Viena es una ciudad cara.
    - Las cámaras de fotos: eran tiempos de carretes y de escasez económica; o sea, que tomé pocas fotos.



Avenida Ring y centro histórico

Viajábamos en un tren nocturno que cubría la línea Múnich-Budapest. Debíamos apearnos de buena mañana en Viena, pero nos quedamos fritos y nos despertamos en Hegyeshalom, primer pueblo húngaro situado en la frontera con Austria. Perdimos una mañana en ese apartado lugar, con absurdas inspecciones de pasaportes y tratando de ingerir algo comestible en el desangelado pueblo. Finalmente, tras tomar un nuevo tren, alcanzamos la Hauptbahnof, la estación central de Viena.

Nos alojamos en el albergue juvenil Hütteldorf, cerca del parque Tiergarten, y esa misma tarde nos desplazamos en metro hasta el centro histórico de Viena. Tras tomar un tardío almuerzo, nos dirigimos al Ring, una de las avenidas más monumentales de Europa. Y accedimos a ella por Karlsplatz, plaza que acoge la Karlskirche (San Carlos), iglesia barroca de aspecto oriental terminada en 1737.


sancarlos
Iglesia de San Carlos

La avenida Ring concentra los principales edificios históricos de Viena. Recorrimos a pie sus cuatro kilómetros de longitud, en forma de semicírculo, admirando de cerca bellas construcciones barrocas, como el palacio Hofburg o Imperial (residencia de los antiguos reyes austriacos), o los museos de Bellas Artes y el de Historia Natural.


historia
Museo de Historia Natural

imperial
Palacio Hofburg o Imperial

Pasamos también frente a las fachadas neoclásicas de edificios como el Ayuntamiento de Viena o el Parlamento. Y sin salir del Ring, en el parque Volksgarten o Jardines del Pueblo, admiramos el curioso templo de Teseo, que parecía estar sacado de unas ruinas griegas. Detrás del templo avistamos la catedral de San Esteban, la principal archidiócesis de Viena.


parlamento
Parlamento y Ayuntamiento al fondo

teseo
Templo de Teseo y catedral de San Esteban



Colinas de Tiergarten

Pusimos fin a la jornada anterior recorriendo de noche el casco viejo de Viena, presidido por la catedral de San Esteban. Y esa mañana, cansados de ver palacetes e iglesias, decidimos dar una vuelta por el parque Tiergarten. Un autobús de línea nos dejó en lo alto de una colina desde la que pudimos contemplar una buena vista panorámica de Viena. Luego, sólo tuvimos que recorrer algunos senderos del bosque para sentirnos un poco libres, al margen del bullicioso centro histórico.


tiergarten
Viena desde Tiergarten



Parque Prater

Y esa tarde, completamos la "jornada verde" en Viena acercándonos a otro pulmón verde de la ciudad: el Prater. Este gran parque urbano, ubicado junto al río Danubio, está abierto al público desde 1766, y entre sus numerosos atractivos figura la Riesenrad, una colosal noria de 65 metros de altura convertida en símbolo de la ciudad desde 1898. Montar en una de sus enormes vagonetas fue el único capricho de pago que nos permitimos en Viena (es lo que ocurre cuando tienes veinte años y viajas con Interrail).


noria
En la Noria de Viena







Primer Interrail




Raíles 1: Tulipanes y Vikingas

Raíles 1

europa


AUSTRIA



fotocolumna


DESTINOS