José Cánovas
Viajero








(Publicidad)

Rutas por España


Los Pirineos


Escapadas por



Publicidad
Si quieres publicitarte en mi web ponte en contacto conmigo.




España


Grandes rutas en coche









Viajes épicos



España en bus

Recorrer España en autobús resultó una fantástica experiencia. Acostumbrado como estaba en los años noventa a moverme casi siempre en tren, el autobús aportó algo de frescura a mis viajes; y en España, que carece de una buena infraestructura ferroviaria, fue ideal para dar rienda suelta al experimento.


salamanca
Catedral de Salamanca
covadonga
Basílica de Covadonga

El circuito, que duró catorce días, lo realicé junto a mi colega Isidoro. En ese plazo recorrimos seis Comunidades Autónomas antes de regresar a Barcelona: Madrid, Castilla y León, Asturias, Cantabria, País Vasco y La Rioja. El único tramo que hicimos en tren, a bordo del FEVE, fue en Asturias, entre Gijón y Arriondas.

billete alsa
Billete Alsa


Mapa del circuito

Norte de España



Etapas del circuito



madrid Etapa 1: Madrid

Centro histórico y la Castellana
Primer y segundo día

    La primera etapa de este viaje por el norte de Europa comienza en Madrid. Una jornada en la capital dio para mucho. Nos movimos por el centro histórico y por la Castellana, casi siempre a pie.


    madrid madrid
    Palacio Real


    Ruta

    • Trayecto: De Barcelona a Madrid (autobús).
    • Alojamiento: Pensión Villarrubia, en Madrid (alojamiento muy céntrico, a dos pasos de la Puerta del Sol, y económico).
    • Lo mejor:
      - La marcha nocturna de Madrid.
      - Pasear por la Castellana hasta las torres Kio.
    • Lo peor:
      - El trayecto nocturno en autobús, entre Barcelona y Madrid.

    Diez días me bastaron para completar esta ruta por España en compañía de mi colega Isidoro. Madrid, con dos días, fue la ciudad donde más tiempo estuvimos. Las visitas a los monumentos y una noche de juerga en compañía de Carlos y Pili, nuestros colegas de Moratalaz, marcaron el feliz paso por la capital.

    Nos alojamos en una económica pensión sita en la calle Carretas, a dos pasos de la Puerta del Sol. La ruta que realizamos por el casco histórico nos llevó a pisar el kilómetro cero de todas las carreteras que parten de Madrid, y a admirar su reloj, que gracias a las televisivas doce campanadas de Fin de Año, se suma al espectáculo navideño de uva y cava. Otros rincones que también pateamos fueron la Gran Vía y la plaza Mayor, edificada por Gómez de Mora en 1619 durante el reinado de Felipe III.


    carretas
    Calle Carretas
    granvia
    Gran Vía

    Para visitar Madrid, con sus parques, museos, y monumentos, necesitas como mínimo tres días. Nosotros sólo íbamos a estar dos jornadas, y como ya habíamos estado en la capital con anterioridad, decidimos emplear una tarde en caminar alegremente por el paseo de la Castellana, una de las principales arterias que vertebra la ciudad de norte a sur, y que nos condujo hasta las torres Kio.


    torreskio
    Torres Kio



    Cerrar Etapa 1


cyl Etapa 2: Castilla y León

Salamanca y León
Tercer y cuarto día

    Una jornada en Salamanca y otra en León resume nuestro paso por Castilla y León. Dos días fueron suficientes para descubrir dos ciudades históricas, que cuentan con un amplio y rico patrimonio arquitectónico.


    cyl salamanca
    Catedral de Salamanca


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Madrid a Salamanca.
      2/ De Salamanca a León.
    • Alojamientos:
      - Hostal Mindanao, en Salamanca (alojamiento muy céntrico, a dos manzanas de la plaza Mayor).
      - Sencilla pensión junto a la estación de autobuses, en León.
    • Lo mejor:
      - Caminar por el cento histórico de Salamanca.
      - La catedral de León.
    • Lo peor:
      - El trayecto entre Salamanca y León. Debimos realizar escala en Zamora para visitar su rico legado arquitectónico.

    Iniciamos nuestro periplo hacia la cornisa cantábrica por Castilla y León. El primer día hicimos parada y fonda en Salamanca. Nos hospedamos a dos manzanas de la monumental plaza Mayor, quizá la más bella de las plazas porticadas de España, y al caer la tarde nos embriagamos de su incipiente ambiente estudiantil. Recorrimos a pie su apretado casco histórico, repleto de monumentos, desde las catedrales nueva y vieja hasta el puente romano.

    El segundo día, tras cubrir en autobús 200 kilómetros por la vía de la Plata, alcanzamos León, la antigua Legio Séptima romana. Nos hospedamos en un hostal próximo a la estación de autobuses, y a continuación nos dirigimos al corazón del centro histórico, capitaneados por la espectacular catedral y la casa Botines (1892), un edificio neogótico de singular belleza, obra del genial Antoni Gaudí. Junto a él admiramos el palacio de los Guzmanes (s. XVI), de estilo renacentista.

    Cerca de estos edificios se levanta la catedral de León, acabada en el siglo XIV. Visitamos el interior del templo "¡oh milagro!", sin tener que abonar entrada, cosa extraña tratándose de uno de los edificios religiosos más impresionantes de España. La catedral destaca por la imponente fachada principal, por la fachada sur y por las vidrieras que iluminan la nave (1.700 m2 distribuidos en 125 ventanales y 57 óculos). Valió la pena la visita.





    Cerrar Etapa 2


asturias Etapa 3: Asturias

Oviedo, Gijón, Covadonga, Cangas de Onís, Ribadesella y Llanes
Quinto y sexto día

    El centro y oriente de Asturias constituye la tercera etapa del viaje. En dos días visitamos Oviedo, Gijon, Covadonga, Cangas de Onís, Ribadesella y llanes. Lo mejor de las dos jornadas estuvo en la rica gastronomía y en el santuario de Covadonga.


    asturias covadonga
    Basílica de Covadonga


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De León a Oviedo y Gijón (bus).
      2/ De Gijón a Covadonga (tren y bus).
      3/ De Cangas de Onís a Ribadesella y Llanes (bus).
    • Alojamientos:
      - Pensión cerca de la plaza del Carmen, en Gijón (junto a la estación de autobuses).
      - Pensión La Guía, en Llanes (exquisito hostal enclavado en pleno centro histórico. Precios moderados).
    • Lo mejor:
      - Entrar en Asturias por el puerto de Pajares.
      - Recorrer Asturias en el Feve.
      - El santuario de la Virgen de Covadonga.
    • Lo peor:
      - Por falta de tiempo, no pudimos auparnos hasta los lagos de Enol y la Ercina, en el Parque Nacional Picos de Europa.


    1/ Centro de Asturias

    Entramos en Asturias a lo grande, superando el emblemático puerto de Pajares, situado a 1.360 metros de altitud. El primer contacto con suelo asturiano llegó pronto, nada más detenernos en Oviedo. La capital del Principado cuenta con un rico legado histórico-artístico en el que destacan los vestigios prerrománicos. Su casco viejo, compacto y accesible a pie, lo recorrimos en una mañana. Comenzamos la visita por la catedral, de estilo gótico, y a continuación, caminando por calles peatonales, descubrimos bonitas plazas, como la Corrada del Obispo, que conduce al Ayuntamiento, la plaza del Paraguas, la plaza del Fontán, que acoge un mercado, y la plaza Porlier, rodeada de palacios. Paseamos por el parque de San Francisco, el pulmón verde del centro de Oviedo, contemplamos la bonita fachada del teatro Campoamor y, por último nos zampamos una exquisita fabada en el mesón Rincón de Antonio.

    Tras el almuerzo, montamos en el coche y nos dirigimos al cercano monte Naranco para contemplar dos joyas del prerrománico asturiano. Primeramente contemplamos San Miguel de Lillo, templo de reducidas dimensiones levantado en el siglo IX, y unos metros más arriba, a pie de carretera, admiramos la iglesia de Santa María del Naranco, levantada en el siglo IX por orden del rey Ramiro I, obra cimera del arte español.

    Por la tarde, un nuevo autobús nos acercó hasta Gijón, hermosa ciudad que se asoma al Cantábrico, que nos brindó la oportunidad de saborear buena sidra y queso de cabrales en compañía de dos chicas viajeras, mi hermana y su amiga. Ellas venían del País Vasco y se dirigían a Galicia.

    Iniciamos el periplo gijonés por la playa de San Lorenzo. A continuación nos aupamos hasta el cerro de Santa Catalina, un privilegiado observatorio de la ciudad y el mar Cantábrico, que destaca por acoger la obra "Elogio del Horizonte", de Eduardo Chillida. De regreso a la parte baja de la ciudad, pasamos por el animado puerto deportivo y a partir de la plaza del Marqués, donde se alza el palacio de Revillagigedo, penetramos en el casco antiguo. Vimos la plaza Mayor y, muy cerca, en la plaza de Jovellanos, nos tomamos una rica sidra en una taberna.





    2/ Este de Asturias

    La segunda jornada asturiana dio mucho de sí. A bordo de trenes Feve, con transbordo en El Berrón, alcanzamos la población de Arriondas, a orillas del río Sella. Un autobús nos condujo hasta Covadonga, mágico lugar de peregrinación y destino obligado de los visitantes que, como yo, queremos contemplar naturaleza en estado puro. En la misma montaña donde se inició el Reino de Asturias se encuentra la Cueva Santa, cuyo interior alberga la imagen de la Virgen de Covadonga, una capilla neo-románica y la tumba de Pelayo. Bajo la imagen está la laguna que genera la cascada del río Diva, en la que los visitantes lanzan monedas mientras piden un deseo. Unos metros más arriba, sobre el cerro de Cueto, se erige la mejestuosa basílica de Santa María la Real de Covadonga, construida en 1877 en estilo neo-románico, y que ofrece bellas vistas del entorno.

    Por la tarde, tras una breve estancia en Cangas de Onís (admiramos su puente románico sobre el río Sella), partimos hacia Ribadesella, turística villa emplazada en la desembocadura del río Sella, famosa por albergar la cueva del Tito Bustillo, y por alojar un coqueto centro histórico.

    La última etapa concluye en Llanes, villa histórica amurallada, con un torreón medieval, que constituye un importante núcleo de veraneo. Nos alojamos en el hostal La Guía, muy cerca del puerto natural, en torno al cual se levantan los principales edificios de interés, como la basílica de Sana María, el Ayuntamiento y varios palacios de los siglos XVII y XVIII. Al este de la ciudad, más allá del puerto y de los Cubos de la Memoria, obra del escultor Agustín Ibarrola, existen algunas playas interesantes, como la de Toró, que resultó ideal para zambullirme en las frías aguas del Cantábrico.





    Cerrar Etapa 3


santander Etapa 4: Cantabria

San Vicente de la Barquera y Santander
Séptimo día

    La cuarta etapa corresponde a Cantabria. Un día y medio, con noche en una pensión de Santander, fue un triste bagaje. La región cántabra posee encantadores rincones que, años más tarde, sí que pude visitar.


    cantabria santander
    La Magdalena. Santander


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Llanes a San Vicente de la Barquera.
      2/ De San Vicente a Santander.
    • Alojamiento: Pensión cerca de la estación de Renfe, en Santander.
    • Lo mejor:
      - Un refrescante baño en la playa de San Vicente.
      - Un paseo vespertino por los jardines de la Magdalena.


    1/ San Vicente de la Barquera

    La primera ciudad cántabra que apareció en escena fue San Vicente de la Barquera. Asentada entre el mar y los cercanos picos de Europa, la villa nos proporcionó el segundo baño consecutivo en las frías aguas del mar Cantábrico. En el centro histórico vimos la iglesia de Los Ángeles (siglos XIII y XVI), el castillo y las murallas, que datan del siglo VIII, y otros edificios de los siglos XV y XVI. A mediodía partimos en un autobús hacia Santander, la capital de Cantabria.


    sanvicente
    San Vicente de la Barquera


    2/ Santander

    El autobús nos dejó muy cerca de la estación de Renfe. Nos instalamos en un hostal económico y, después de almorzar, iniciamos la visita al centro histórico a pie. Vimos la catedral, la iglesia del Cristo, la plaza de Alfonso XIII, con sus monumentos, el Ayuntamiento y la zona portuaria.

    A continuación recorrimos pausadamente el parque público de la Magadalena, que acoge el palacio Real (sede de la universidad Menéndez Pelayo) y un pequeño zoo con animales diversos. Concluimos la visita a la ciudad en la playa del Sardinero, frente al Casino, uno de los edificios que más se asocian con la imagen de Santander.





    Cerrar Etapa 4


vitoria Etapa 5: País Vasco

Bilbao y Vitoria (más Logroño)
Del octavo al décimo día

    El broche de oro al viaje lo puso Euskadi. Visitamos Bilbao y Vitoria, dos de las capitales vascas, y el último día, antes de regresar a Barcelona, aún tuvimos tiempo de pasear por Logroño, la capital de La Rioja.


    paisvasco santander
    Pl. Virgen Blanca. Vitoria


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Santander a Bilbao.
      2/ De Bilbao a Vitoria.
      3/ De Vitoria a Logroño.
      4/ De Logroño a Barcelona.
    • Alojamiento: Camas Mari, en Vitoria (en calle Francia, en el corazón del centro histórico).
    • Lo mejor:
      - La exposición de motos en el Guggenheim.
      - El casco viejo de Vitoria.
      - Los pinchos en los bares de moda.
    • Lo peor: El trayecto en bus entre Logroño y Barcelona. Debí tomar el tren.


    1/ Bilbao y Vitoria

    Llegamos a Bilbao a mediodía, en autobús, procedentes de la cercana Santander. Nos quedamos en el centro histórico, que recorrimos embelesados. Cerca de la ría vimos el Ayuntamiento, el parque de Doña Casilda (1912), de corte e inspiración francesa, y la plaza Nueva, de estilo neoclásico. El museo Guggenheim exhibía una exposición de motos que no quisimos perdernos.

    TOPÓNIMO: "¿Cuántos Bilbaos hay en España?", le preguntó Javier Goitia a un colega suyo residente en la capital vizcaína. "Sólo uno", respondió él un tanto extrañado. Pues no acertó. Existen ocho Bilbaos, todos en España, en forma de pozos, lagunas, arroyos, caminos, caseríos... Hay un Bilbao cerca de Puertollano y en Pedro Muñoz (Ciudad Real), uno en Cádiz, dos en Sevilla, uno en Almería... Los bautizaron pueblos ibéricos que hablaban una lengua común prerromana, parecida al actual vasco que se habla en Euskadi. ¿Qué significa Bilbao?:
    BIL = "redondo" + BAO = "vado o paso de un cauce de agua".
    BAO deriva de BA = "bajo" + U = "agua". Bao es un lugar con poca agua, idóneo para vadear un río. La U ha cambiado a O con el paso de los años.
    Bilbao sería un lugar para vadear el río Nervión.

    Por la tarde, tras degustar un rico menú vizcaíno en un céntrico restaurante, montamos en un autobús y partimos hacia Vitoria. En la calle Francia dimos con la sencilla pensión Mari, que nos gustó por estar en pleno centro histórico. Primeramente nos acercamos hasta la popular plaza de la Virgen Blanca, que acoge el monumento a la Batalla de Vitoria, y a la vecina plaza de España, de arquitectura neoclásica.

    Nos adentramos en el casco antiguo vitoriano por la plaza del Machete, que acoge la estatua de Don Celedón, célebre por ser el artífice del comienzo de la Fiesta Mayor de Vitoria. Por la calle Cuchillería alcanzamos el punto más elevado del antiguo Gasteiz, que alberga la vieja catedral de Santa María y las murallas. En otra plaza, de la Brullería, admiramos bellos edificios de los siglos XV y XVI, como El Portalón, así como la Torre de Doña Ochanda, una casa fuerte del siglo XV provista de una robusta muralla.

    A última hora de la tarde nos acercarnos hasta el palacio de Ajuria Enea, residencia oficial del lehendakari del Gobierno Vasco, y al caer la noche degustamos exquisitos pinchos con buen vino rioja en las muchas tascas que abundan por la ciudad.





    2/ Logroño (La Rioja)

    Logroño, la brillante capital riojana, bañada por el Ebro y cincelada por el camino de Santiago, puso el colofón a este maravilloso, cultural y gastronómico viaje, donde no pudo faltar el buen tapeo y el buen vinito de rioja en compañía de Rubén, mi buen amigo judeño, que hizo de eficiente anfitrión.


    logrono
    Calle Portales. Logroño



    Cerrar Etapa 5









Viajes épicos



Explorerail (Esp. y Port.)

Llevaba a mis espaldas tres interrailes por Europa, más otro viaje en tren por Marruecos, cuando mi colega Isidoro y yo decidimos abordar el proyecto de recorrer España en tren. Explorerail, un billete para trenes de largo recorrido que emitía Renfe a precios supuestamente más ventajosos, apareció como la mejor opción. Sin embargo, no todo fue un camino de rosas. El billete no era nada ventojoso en según qué recorridos. Entre Madrid y Barcelona, por ejemplo, nos salió más barato viajar en autobús nocturno; en recorridos cortos tampoco valía la pena y en los trenes de cercanías no se aplicaba ningún tipo de descuento.


granada
La Alhambra. Granada
ávila
Muralla de Ávila

Este viaje, que duró catorce días, se cimentó sobre terreno inestable, ya que la improvisación jugó un enorme papel. Abarcamos cuatro zonas peninsulares claramente diferenciadas: centro de España, Andalucía, Extremadura y Lisboa (o sea, la antigua Lusitania), y Santiago de Compostela, que casualmente celebraba su año jacobeo, y que puso punto final a nuestro peregrinaje.


billete explorerail
Billete Explorerail


Circuito del Explorerail

Explorerail



Etapas del Explorerail



toledo Etapa 1: Castilla-La Mancha

Toledo
Primer día

    La primera etapa del Explorerail consiste en una visita relámpago a Toledo, la capital de las tres culturas. El tren de cercanías, con un billete de ida y vuelta, fue la forma más rápida de realizar esta maravillosa excursión.


    toledo toledo
    Alcázar de Toledo


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Barcelona a Madrid (autobús).
      2/ De Madrid Chamartín a Toledo (i/v).
    • Lo mejor:
      - La visita al Alcázar de Toledo.
    • Lo peor:
      - El trayecto nocturno en autobús, entre Barcelona y Madrid.

    Nada más bajar del autobús en Madrid, nos dirigimos a la cercana estación de Chamartín. Montamos en un tren de cercanías y partimos hacia Toledo vía Aranjuez, trayecto que cubrimos en una hora y media.

    Toledo es conocida como la ciudad de las tres culturas. En el apretado casco antiguo, al que accedimos por el puente de Alcántara cruzando el río Tajo, coexisten templos cristianos, judíos y musulmanes. Nuestra visita consistió en visitar algunos de ellos: catedral y sinagoga de Santa María la Blanca, además del Alcázar, uno de sus edificios más representativos.


    merida
    Entrada al Alcázar
    merida
    Entrada a la sinagoga

    Pateamos la ciudad desde la plaza Zocodover hasta el mirador del Tajo, soportando temperaturas muy altas, y a última hora de la tarde regresamos a Madrid en un nuevo cercanías. En Chamartín solo tuvimos tiempo de partir hacia Granada en un tren nocturno.





    Cerrar Etapa 1


granada Etapa 2: Andalucía

Granada, Málaga, Torremolinos, Córdoba, Cádiz y Jerez
Del segundo al séptimo día

    La etapa andaluza del Explorerail fue la más larga y también la más intensa. En seis días descubrimos cuatro capitales de las ocho que componen la Autonomía: Granada, Málaga, Córdoba y Cádiz, además de Jerez de la Frontera y Torremolinos.


    toledo granada
    Alhambra de Granada


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Madrid a Granada (tren).
      2/ De Granada a Málaga (autobús).
      3/ De Málaga a Torremolinos (i/v) (tren).
      4/ De Málaga a Córdoba (tren).
      5/ De Córdoba a Cádiz (tren).
      6/ De Cádiz a Jerez de la Frontera (tren).
    • Alojamientos:
      - Hostal Alcazaba, en Granada (cercano a la estación de tren y autobús).
      - Hostal Residencia Avenida, en Málaga.
      - Hostal Deanes, en Córdoba (excelente hotel con patio cordobés ubicado en el corazón de la judería).
      - Hostal España, en Cádiz (céntrico, con patio, junto al Ayuntamiento).
    • Lo mejor:
      - La Alhambra de Granada.
      - El casco viejo de Córdoba.
      - La visita guiada a las bodegas González Byass, en Jerez.
    • Lo peor:
      - El hostal de Málaga. Debimos buscar algo mejor.
      - Temperatura rozando los 40 grados en Córdoba.


    1/ Granada y Málaga

    Llegamos a Granada en el tren nocturno procedente de Madrid. Nos alojamos cerca de la estación, en el modesto hostal Alcazaba, y de inmediato iniciamos la visita a la ciudad. Comenzamos por la antigua fortaleza de la Alhambra, que acoge el palacio de Carlos V y los jardines elevados del Generalife. Empleamos toda la mañana en esta empresa.

    Por la tarde, serpenteamos por el retorcido Albaycín, el barrio que mejor ha conservado el aspecto de la ciudad árabe, para asomarnos al mirador de San Nicolás, que exhibe la mejor vista de la Alhambra. En el centro histórico vimos la catedral y entramos en la Capilla Real, construida por los Reyes Católicos en 1504, donde reposan sus despojos.


    alhambra
    Entrada a la Alhambra. Granada
    realcapilla
    Entrada a la Real Capilla. Granada

    Al día siguiente, ante la ausencia de trenes matinales que unieran Granada con Málaga, nos vimos obligados a desplazarnos en autobús. Llegamos a Málaga, a mediodía, nos alojamos en el sencillo hostal Residencia Avenida y, después de saborear ricas tapas en un bar, iniciamos la visita a la ciudad. Comenzamos por la casa natal de Pablo Picasso y concluimos en el castillo de Gibralfaro, fortaleza de origen fenicio reconstruida en el siglo XIV. Su especial atractivo es el paisaje que la rodea.

    La Costa del Sol malagueña es, sin duda, la más popular y relevante en lo que a turismo se refiere. Por eso, el segundo día opatamos por darno un baño de sol y de playa en Torremolinos. Cubrimos la ruta en trenes de cercanías. A última hora de la tarde partimos hacia Córdoba en un tren de largo recorrido.





    2/ Córdoba

    Llegamos a Córdoba siendo ya de noche. Íbamos a ciegas, pero en la judería, cerca de la catedral, dimos con el hostal Deanes, un magnífico hospedaje con patio cordobés que tuvo a Garcilaso de la Vega como ilustre propietario.

    Al día siguiente, como cabía esperar, iniciamos la visita a la ciudad abordando la catedral-mezquita, joya de la arquitectura que reúne la evolución del estilo omeya en España. El edificio actual es el resumen de una mezquita inicial levantada sobre los materiales de la basílica cristiana de San Vicente. En el siglo XVI se construyó el crucero de la Catedral. A destacar: alminar, torre, patio de los Naranjos y sala de oración.

    alcazarcordoba
    Entrada Alcázar Reyes Católicos
    catedral
    Entrada a la Catedral

    Frente a la mezquita se encuentra el Alcázar de los Reyes Católicos, de origen omeya, cuya visita también recomiendo. El palacio Episcopal ocupa una parte del Alcázar, por eso os aconsejo que recorráis pausadamente los magníficos jardines. Alrededor de la mezquita dimos con la calleja de las Flores, en cuyas fachadas rivalizan la belleza de las flores. También paseamos por la plaza del Potro, llamada así por la estatuilla que corona la fuente del siglo XVI. En ella está la posada del Potro, nombrada por Cervantes en el Quijote. A media tarde, cuando el calor no era tan acusado, cruzamos el río Betis o Guadalquivir por el puente romano, fundado en tiempos del emperador Augusto. En un extremo del puente pudimos ver la Calahorra, de 1369, alzada por orden del rey Enrique II sobre una fortificación musulmana.





    3/ Cádiz y Jerez de la Frontera

    Llegamos a Cádiz, vía Sevilla, en un tren diurno procedente de Córdoba. Nos alojamos en el hostal España, en el centro histórico, un agradable hospedaje con patio andaluz ubicado junto al Ayuntamiento. Vimos el monumento a las Cortes de Cádiz, la catedral, de corte neoclásico, y luego bordeamos el litoral gaditano, desde el castillo de Santa Catalina hasta el parque Genovés. Por supuesto, entre y visita, no hay nada como reponer fuerzas en las muchas tascas que abundan por la ciudad. Cerveza, gambitas, pescaíto y otras tapas fueron un regalo para el paladar.


    alhambra
    Entrada al museo de Cádiz
    gonzalezbyass
    Entrada bodeagas González-Byass

    Al día siguiente, de buena mañana, tomamos un regional y nos dirigimos hacia Jerez de la Frontera, la ciudad gaditana que cuenta con una mayor tradición vinícola (se remonta al siglo V). Vimos el Alcázar y la muralla, construidos en el siglo XI, y después de almorzar visitamos las bodegas González-Byass, para conocer su original sistema de soleras. A última hora de la tarde, cogimos un taxi y nos presentamos en la estación de tren, a tiempo de subir al tren nocturno que unía Cádiz con Bilbao, vía Madrid.





    Cerrar Etapa 2


Ávila Etapa 3: Castilla y León

Ávila y Segovia
Octavo día

    La etapa castellano-leonesa llegó hacia la mitad del circuito. En una jornada que comenzó de madrugada vimos Ávila y Segovia, pequeñas ciudades situadas al norte de la sierra de Guadarrama, muy cerca de Madrid.


    cyl Ávila
    Muralla de Ávila


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Jerez de la Frontera a Ávila (tren).
      2/ De Ávila a Segovia (tren).
      3/ De Segovia a Ávila (autobús).
      4/ De Ávila a Medina del Campo (tren).
    • Lo mejor:
      - El acueducto de Segovia.
      - La muralla de Ávila desde los Cuatro Postes.
    • Lo peor:
      - Larga espera en Medina a que llegara el tren de Lisboa.

    A continuación nos desplazamos hasta Castilla y León para visitar dos magníficas ciudades: Ávila y Segovia. Una sola jornada -comenzó a las siete de la mañana y acabó a medianoche- nos bastó para contemplar lo mejor de ambas poblaciones: la extensa muralla medieval en la primera, y el Acueducto romano y el Alcázar en la segunda. De Ávila a Segovia fuimos en tren de cercanías, con transbordo en El Escorial, y de Segovia a Ávila fuimos en un autobús de la compañía Sepulvedana.


    murallaávila
    Entrada a la muralla de Ávila

    En la estación de Ávila urdimos un plan que rondaba por nuestras cabezas desde hacía algunos días: visitar Lisboa. El empleado de la taquilla nos informó sobre horarios y la ruta que debíamos seguir, que pasaba por desplazarnos esa misma noche hasta Medina del Campo, ciudad vallisoletana que soporta un importante nudo ferroviario. Y eso hicimos.

    Echamos una cabezada en la estación de Medina y a las tres de la madrugada, montamos en un tren proveniente de Navarra que tenía los compartimentos repletos de viajeros que habían disfrutado de los Sanfermines. Algunos muchachos, comandados por joviales americanos y australianos, en un afán por alargar la fiesta, todavía empinaban el codo e iban un poco pasados de vueltas.

    La siguiente etapa del viaje nos llevó hasta Lisboa. El billete Explorerail no era válido para territorio luso, pero convencimos al receloso revisor (se quedó con la mosca en la oreja), que ni siquiera nos cobró suplemento.





    Cerrar Etapa 3


lisboa Etapa 4: Portugal

Lisboa y Elvas
Noveno y décimo día

merida Etapa 5: Extremadura

Badajoz y Mérida
Undécimo y duodécimo día

    La quinta etapa del Explorerail nos trae de vuelta a España. En dos días, entre Elvas, Badajoz, Mérida y Madrid, nos movimos a pie, en taxi y en tren. La red ferroviaria extremeña no estaba a la altura: red sin electrificar, traviesas de madera, retrasos, averías...


    extremadura merida
    Teatro romano de Mérida


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Elvas a Badajoz (25 km. a pie).
      2/ De Badajoz a Mérida (taxi).
      3/ De Mérida a Madrid (tren).
    • Alojamientos:
      - Hotel Cervantes (**), en Badajoz (buen hotel, céntrico; de los pocos donde pudimos alojarnos a la una de la noche).
      - Pensión El Arco, en Mérida (limpio, céntrico y económico).
    • Lo mejor:
      - El legado romano de Mérida.
      - Encontrar el hotel Cervantes a la una de la noche.
    • Lo peor:
      - Caminata extenuante ente Elvas y Badajoz (25 km).
      - Talgo averiado entre Badajoz y Mérida. Cubrimos el trayecto en taxi.
      - Jornada muy calurosa en Mérida.


    1/ Badajoz

    El vetusto tren que tomamos en Lisboa a media tarde, vía Elvas, no cubría el trayecto de 25 kilómetros hasta la vecina Badajoz. Ese trayecto lo hicimos a pie, desde las siete de la tarde hasta la una de la madrugada. Fue como una etapa del camino de Santiago y, lógicamente, llegamos extenuados. Cruzamos el río Guadiana por el puente de Palmas. Desfilamos frente a la Puerta de Palmas, del siglo XVI, el emblema de Badajoz y, tras penetrar en el compacto centro histórico, dimos con el hotel Cervantes, de dos estrellas, el único que nos abrió sus puertas.

    Al día siguiente, de camino a la estación de tren, dimos un corto paseo por Badajoz. Pasamos por la plaza de España, vimos la Alcazaba y cruzamos el río Guadiana por el puente de Palmas. En la estación nos llevamos una sorpresa: el Talgo que debía partir hacia Madrid se había estropeado y el trayecto hasta Mérida se cubría en taxi. "No hay mal que por bien no venga", pensé mientras cubría la corta distancia por la autovía.


    merida
    Puerta de Palmas
    merida
    Río Guadiana


    2/ Mérida

    Llegamos a Mérida a mediodía, en un taxi proveniente de Badajoz. Nos alojamos en el confortable hostal Los Arcos, a 200 metros de la estación de Renfe. Después de almorzar nos dirigimos hacia dos de los monumentos más importantes de la ciudad: el Teatro y el Anfiteatro romanos. En la taquilla adquirimos, por 2,40€, una entrada que permitía el acceso a los dos recintos mencionados anteriormente, además de la Casa del Anfiteatro, la iglesia visigoda de Santa Eulalia, la Alcazaba, la Casa del Mitreo y la zona arqueológica de la Morería.


    entradamerida
    Entrada a los recintos

    Una jornada y media en la milenaria capital extremeña fue de lo mejor del viaje y nos permitió admirar buena parte de su dilatado legado romano. De forma gratuita, también admiramos el templo de Diana, el arco de Trajano, el acueducto de los Milagros, el Circo romano y, sobre todo, el puente romano, por cuya calzada cruzamos el río Guadiana. Una visita a Mérida no estará completa sin la visita al Museo Arqueológico de Arte Romano, que acoge una amplia muestra de piezas, estatuas, frisos y columnas halladas en los distintos recintos.





    Cerrar Etapa 5


santiago Etapa 6: Galicia

Santiago de Compostela y A Coruña
Decimotercer día

    Como ocurriera con Lisboa, que no figuraba en el menú, visitar Santiago de Compostela en año jubilar no estaba previsto. Fue una locura que nos trasladó desde Mérida, en la cálida Extremadura, hasta la pluviosa Galicia. Y como ocurre en España, que todos los caminos confluyen en Madrid, nos vimos obligados a cambiar de tren en la capital.


    galicia santiago
    Santiago de Compostela


    Ruta

    • Trayectos:
      1/ De Madrid a Santiago (tren).
      2/ De Santiago a A Coruña (tren).
      3/ De A Coruña a Barcelona (tren).
    • Lo mejor:
      - El revisor permitió que montáramos en el Talgo en Chamartín.
      - La catedral de Santiago.
    • Lo peor:
      - Nos faltó un día para visitar A Coruña.


    1/ Santiago de Compostela

    La última etapa del viaje fue una auténtica locura, pues permanecimos más tiempo en el interior de trenes que realizando visitas a ciudades. La odisea comenzó cuando partimos de Mérida a media tarde en el interior de un Talgo que nos dejó en Madrid entrada la noche. En Chamartín, cambiamos de tren para montar en un nuevo Talgo que se dirigía a Galicia. El revisor nos acomodó en dos butacas que habían quedado libres; eso sí, no nos libramos de pagar el oportuno suplemento.

    A primera hora de la mañana llegamos a Santiago de Compostela. El año 1999 era jubilar y aprovechamos la circunstancia para poder entrar en la catedral compostelana por la puerta del Perdón. Como dos peregrinos más, Isidoro y yo concluimos el Explorerail a lo grande, admirando la catedral compostelana por dentro y por fuera, paseando por la plaza del Obradoiro, probando la rica gastronomía gallega y caminando alegremente por las estrechas calles del casco viejo.





    2/ A Coruña

    A última hora de la tarde pusimos fin al Expolorerail partiendo hacia A Coruña en un tren regional. No había tiempo para realizar visitas de última hora. Permanecimos cerca de una hora en los aledaños de la estación coruñesa y al caer la noche partimos hacia Barcelona en un tren nocturno, el último del viaje, que recorría todo el norte de España antes de llegar a la Ciudad Condal.


    Coruña
    Estación de A Coruña
    Coruña
    Estación de A Coruña


    Cerrar Etapa 6










© www.josecanovas.com